La gente que en realidad compran y leen libros son para los editores aun en su mayoría individuos sin nombre y sin cara. Esto es así a pesar del hecho de que los editores tienen muchísimas oportunidades para establecer una relación directa con los consumidores de sus contenidos.